El impacto del matrimonio infantil en mujeres y niñas en Guatemala

Las siguientes observaciones fueron hechas por la becaria guatemalteca, Angelina González, durante el evento de lanzamiento de la Centro Internacional de Investigación sobre la Mujer (ICRW) publicación más reciente sobre los impactos económicos del estudio del matrimonio infantil en 5 de septiembre, en Washington DC Haga click aquí para ver un video de la presentación de Angelina. 


Durante mis años como psicóloga y Rise Up Champion, he sido testigo de muchas historias de niñas y mujeres que se desarrollan ante mis ojos. Aunque cada historia es única, hay algunas cosas en común entre todas las mujeres afectadas por el matrimonio infantil.

Cuando trabajé en el Instituto Nacional Forense en Guatemala, estuve a cargo de evaluar el daño psicológico en las víctimas como parte de su protocolo de admisión. Aprendí rápidamente que muchas mujeres que habían sufrido violencia física, psicológica y sexual también eran novias infantiles o se habían visto obligadas a iniciar una unión informal con un hombre adulto cuando aún eran adolescentes. Muchos de ellos habían estado casados ​​por muchos años y consideraban que esta forma de vida era normal. Sus padres habían dado su aprobación para su matrimonio a cambio de dinero o estatus, o como un intento de salvar el honor de su hija a los ojos de la comunidad.

Muchas de estas mujeres habían dependido económicamente de sus maridos durante muchos años. Desde que se vieron obligados a casarse cuando eran muy jóvenes, no pudieron continuar estudiando y no estaban preparados para unirse a la fuerza de trabajo. Muchos de ellos no pudieron salir de sus relaciones abusivas porque no tendrían una fuente confiable de ingresos si se fueran. Debido a que estas mujeres no habían roto el ciclo de pobreza ellas mismas, sus hijos también estaban destinados a vivir en la pobreza, y algunas mujeres se casaron también con sus propias hijas cuando eran niñas. En Guatemala, la pobreza, el matrimonio infantil y la violencia están inextricablemente entrelazados.

Hubo otros casos en que niñas o adolescentes habían sido violadas o abusadas por hombres adultos, y la pérdida de su virginidad fuera del matrimonio era tan inaceptable en sus culturas que sus padres los obligaban a casarse con sus abusadores, incluso si el hombre era un total extraño.

Otra historia común es que cuando dos adolescentes exploraban su sexualidad sin la educación sexual adecuada o acceso a servicios de salud, y una niña quedaba embarazada, y sus familias obligan a los adolescentes a casarse o formalizar su relación.

Para algunas chicas, escaparse de casa y casarse era una forma de escapar de sus difíciles realidades. Conocí a muchos adolescentes que vivían en familias disfuncionales, sin supervisión, cuidando hermanos, con padres alcohólicos, abusivos o incluso padres ausentes. Esto es común en las familias centroamericanas en las que el padre ha emigrado de otra ciudad o país en busca de trabajo. La mayoría de estas niñas se habían escapado de casa y se habían casado cuando eran niños para sobrevivir, o como una forma de sentir afecto y amor.

En mi trabajo como activista y como Rise Up. Deja que las chicas lideren Compañero, aprendí además las formas en que los líderes de la sociedad civil pueden ayudar a las niñas a través de la promoción. En Guatemala, el trabajo de los activistas condujo a mejores leyes y políticas que protegen a las niñas. En agosto 2017, gracias a activistas como yo, el Congreso de la República aprobó el Decreto 13-2017, que revisó el Código Civil para prohibir el matrimonio de niños y adolescentes sin excepción. Anteriormente, la edad mínima para contraer matrimonio era 14 años para niñas y 16 años para niños, esto se modificó a 18 años (edad adulta en Guatemala) para ambos sexos. Sin embargo, a pesar de la existencia de la ley, todavía hay casos no registrados de uniones informales o matrimonios. Aún hay mucho por hacer.

Recientemente en Guatemala, el Congreso discutió Bill 5272 cuyo objetivo principal es "proteger a la familia" iniciando acciones penales contra cualquier mujer que haya intentado interrumpir o interrumpir un embarazo, o incluso aquellas que podrían haber experimentado abortos espontáneos. Los médicos y el personal de salud estarían obligados a informar todos los casos, lo que alejaría aún más a las niñas del sistema de salud. Esta ley también afectaría significativamente a la comunidad LGBT, prohibiendo el matrimonio entre homosexuales. También prohibiría que las escuelas enseñen educación sexual integral o hablen sobre la diversidad de género. Y como era de esperar, mis colegas se están movilizando para revocar esta iniciativa y garantizar que las niñas y los derechos de las mujeres estén protegidos.

Mientras trabajaba con organizaciones no gubernamentales, realicé varios talleres de capacitación para jóvenes sobre temas relacionados con los derechos sexuales y reproductivos y la educación sexual integral. Observé que los jóvenes están abiertos y ansiosos por aprender sobre estos temas; sin embargo, las instituciones educativas (tanto públicas como privadas) pueden convertirse en barreras. El tema de la educación sexual sigue siendo un tema en desarrollo en Guatemala, porque a pesar de contar con un marco legal y los esfuerzos de muchas organizaciones y activistas sociales, la educación sexual integral y basada en la evidencia no se enseña en las escuelas. La falta de compromiso del estado con el tema, la influencia de la religión y los tabúes personales de los maestros son algunas de las barreras más comunes.

El impacto del matrimonio temprano es claro. Agradezco la oportunidad de compartir parte de mi experiencia en Guatemala y aliento a las organizaciones a continuar trabajando para que este problema sea visible y afecte a muchas niñas y mujeres que tal vez no puedan alzar sus voces debido a sus circunstancias.


Angelina Gonzalez es una psicóloga con experiencia trabajando para el estado de Guatemala realizando entrevistas y brindando recomendaciones profesionales en casos de violencia sexual, abuso y abuso infantil, tráfico y violencia contra las mujeres. Como líder de ascenso, impartió capacitaciones relacionadas con la promoción de los derechos humanos, el liderazgo y la promoción política, principalmente con grupos de jóvenes y niñas. Es una activista social y defensora política que ha aparecido en Nomada, una fuente de noticias en línea con sede en Guatemala, y en la radio promoviendo la educación sexual y la equidad de género. Puedes encontrarla en Twitter: @angelina27379