Mi historia de Rise Up: Esperanza para las niñas de Malawi

Por Pemphero Mphande, Director Ejecutivo del Foro de Asesoramiento y Capacitación sobre el SIDA (FACT) y miembro de Rise Up ENGAGE

Un miembro de nuestra primera CONTRATAR El miembro de Rise Up Fellow Pemphero Mphande, cohorte de líderes de la sociedad civil, comparte su historia de participar en un Acelerador de Liderazgo y Defensa de Rise Up para ampliar su impacto en la salud sexual y los derechos reproductivos de niñas y jóvenes en el sur de Malawi.


Pemphero Mphande, miembro de Rise Up ENGAGE y Director Ejecutivo del Foro para la Asesoría y Capacitación en SIDA (FACT)

Desde que estaba en la universidad, quería hacer una diferencia en las vidas de los jóvenes. Me inspiraron a trabajar en salud sexual y derechos reproductivos (SDSR) desde el principio, debido a la prevalencia del VIH en Blantyre, la tasa de casos posteriores al aborto, y porque vi a muchas niñas embarazadas dar a luz en el hospital Queen Elizabeth Central Hospital de Blantyre ( QECH).

La evaluación del impacto del VIH en la población de Malawi encontró que Blantyre tenía una tasa de prevalencia del VIH del 18%, mientras que más del 70% de los partos diarios en QECH eran de niñas menores de 18 años. Mi organización, Forum for AIDS Counseling and Training (FACT) , quería hacer algo al respecto para salvar a la próxima niña de un embarazo no deseado.

Cuando me enteré de la CONTRATAR con Rise Up, estaba trabajando en un proyecto llamado SRHR Blantyre Tour, un proyecto autofinanciado a través de FACT que aumenta la demanda de servicios de salud sexual y reproductiva al llegar a los jóvenes, en particular a las adolescentes en riesgo de embarazo. Estaba en el proceso de establecer sistemas de prestación de servicios y desarrollar políticas para mi organización.

Me inscribí en el programa Rise Up porque ofrecía una oportunidad para una pequeña organización de base como FACT y estaba centrada en la niña, que es donde reside mi pasión: quiero mejorar la vida de las niñas. Esto es importante para mí porque, como profesional médico, he visto de primera mano los efectos devastadores en una niña que queda embarazada o en una niña que se casa a una tierna edad. Como persona que trabaja en el sector de la sociedad civil, también he visto cómo la falta de servicios y conocimientos obstaculiza los esfuerzos por mejorar las vidas. Como malauí, he visto a jóvenes brillantes que abandonan la escuela y se casan porque están embarazadas, y ahora viven vidas miserables.

Cuando me aceptaron para participar en el programa, sentí que mis sueños finalmente se estaban haciendo realidad. Fue la primera capacitación importante que recibí con la oportunidad de trabajar en un tema que me apasiona. Recuerdo compartir las noticias con mis amigos que no entendieron lo que significaba. Pensaron que la oportunidad era solo un entrenamiento, pero en lo más profundo de mi corazón sabía que era el comienzo de algo grande, la oportunidad de impactar vidas.

Pemphero, con sus compañeros líderes Rise Up, Zione Matale (izquierda) y Ekari Livingston (centro) en el acelerador de Malawi en 2018

La capacitación de una semana en Mulanje me abrió los ojos; lo primero que me llamó la atención fue el nivel de organización que se puso en la impartición del taller y la naturaleza de los facilitadores. Hubo una profundidad real en las sesiones y sentí que cada tema era muy relevante. La capacitación fue muy participativa y los amables facilitadores la hicieron divertida. Por encima de todo, finalmente entendí lo que significaba defensa: era un término que había usado mucho en el pasado. La capacitación en desarrollo organizacional fue especialmente importante porque me brindó, como joven directora ejecutiva sin experiencia, los conocimientos que necesitaba para administrar mejor una organización.

La formación sigue impactando en mi trabajo. En primer lugar, he formado muchas asociaciones a través de redes de la sociedad civil y estoy trabajando con algunos de mis compañeros líderes de la sociedad civil ENGAGE para solicitar otras subvenciones.

Ahora también puedo diferenciar entre la prestación de servicios y la promoción, lo que me ayuda a conceptualizar mejor los proyectos. Debido a esta nueva comprensión que he adquirido, actualmente estoy trabajando para cambiar ciertos aspectos de nuestra organización. Por ejemplo, ahora estamos tratando de separar las actividades que son promoción de aquellas que son la prestación de servicios porque me he dado cuenta de que para que los programas y proyectos se implementen, las políticas y leyes que los gobiernan deben estar disponibles, implementadas y claras. Este es un problema porque existen varias fallas relacionadas con la difícil situación de las niñas, ya sea que las políticas no existen o, si las hay, no se están implementando.

Estoy trabajando con la Estrategia Nacional de Salud Amigable para Jóvenes (YFHS), cuyos servicios no son ampliamente utilizados por las niñas. Si ayudo a eliminar las percepciones culturales que discriminan a las jóvenes y promueven el estigma, las niñas tendrán un mayor acceso a estos servicios de SDSR. Por ejemplo, la oficina de YFHS en Thyolo informa que en 2016 y 2017 solo el 3.6% de jóvenes en el distrito accedió a sus servicios. En 2017 y 2018 se ha incrementado a 22.4%, que todavía es demasiado bajo.

Quiero ver a un Malawi donde una niña de un área rural sin modelos a seguir, que se planteó la idea de que el éxito es el matrimonio, comienza a valorar la educación. Quiero verla completa en la escuela primaria, secundaria e ir a la universidad. Para que esto suceda, debemos poner a disposición todos los servicios y sistemas de apoyo que puedan inspirar a la niña a continuar su educación. Debemos exigir mejores leyes, políticas y una mejor implementación.

Me puse en este camino de la carrera para hacer una diferencia. Sé que si las niñas no se embarazan, pueden quedarse en la escuela, no se casarán antes y todo el país se beneficiará. El éxito para mí vendrá cuando se publique un informe nacional que diga que hemos reducido a cero el número de matrimonios infantiles. Creo que es posible alcanzar ese hito porque ya tenemos una ley que prohíbe el matrimonio infantil. La razón por la que todavía sucede es debido a la negligencia y al incumplimiento de esa ley. Si todas las personas pueden llegar a un punto de comprensión acerca de esta ley y por qué existe, podemos poner fin al matrimonio infantil.